Ernst Daniel Schleiermacher (1768 - 1834)

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Schleiermacher, profesor de teología en Berlín ve la esencia de la religión no en el saber ni en la voluntad, sino en el sentimiento, y justamente en el »sentimiento de dependencia absoluta respecto al infinito«. Todas las religiones coinciden en este sentimiento, y solo se distinguen por sus dogmas y ritos, que son inesenciales. Mientras el hombre tiene sobre sí un señor finito, está inseguro y temeroso; pero si se ve como súbdito del infinito, halla cobijo y seguridad. Sin embargo, Schleiermacher no piensa a Dios como persona, sino como el universo en el sentido de Spinoza. Con Spinoza, niega también el libre albedrío, la pervivencia después de la muerte y la retribución eterna; de ahí que la »teología dialéctica« lo repudie de la manera más viva como »liberal«.

El influjo de Schleiermacher fue muy poderoso en Suecia y Noruega, y señaladamente en Estados Unidos de América. El sentimiento es, ciertamente, muy importante en religión. Por esto son las mujeres más religiosas que los hombres, y el pueblo ordinario más piadoso que los »sabios«. Donde se extingue el sentimiento, le falta a la religión el suelo nutricio y se seca. Sólo es inexacto que el sentimiento tenga el monopolio de la religión y que todas las otras fuerzas psíquicas hayan de declararse profanas.