66. En el camino a la perfección

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Ser un filósofo significa según Séneca, estar consciente de su constante progreso en el camino hacia el cielo, hasta la perfección. Actúa con sabiduría la persona que se esfuerza en conseguir madurez y auto-realización en la escuela de la vida:

»El camino al cielo se hace más fácil para aquellos que se libren temprano del tráfico con la gente. Ellos han acumulado menos escorias terrestres y se liberan más fácilmente de los compromisos y limitaciones de la existencia. Y bueno para ellos, si no son condenados a una estancia demasiada larga en su cuerpo, si ellos, como un fuego que se apaga más rápido, cuando más brillante arden sus llamas, la permanencia en la tierra para ellos se hace más corto, por más radiante brilla su espíritu!

Pero si yo no quiero decir que uno debe desear una edad alta, uno no debe rechazarla tampoco. Es una tarea agradable, pasar mucho tiempo junto con uno mismo, si uno ha creado estos valores internos que hacen que encontramos la alegría en nosotros mismos, y si seguimos aprendiendo hasta la edad más alta, creciendo y madurando, erradicando errores y ganando nuevas virtudes.

Es algo hermoso llevar su vida a la perfección antes de la muerte. Así uno puede pasar los días restantes de una vida verdaderamente feliz en tranquilidad, ya que el tiempo no tiene más poder sobre uno mismo...

Incluso si me he hecho demasiado viejo -- mi fuerza mental no ha disminuido, y me complace ya no tener que hacer tanto con el cuerpo. Mi ser espiritual ha archivado una gran parte de su carga. Es feliz y consciente del valor de la edad como la prosperidad de la mente.

Sin miedo me preparo pare el día, donde yo puedo, sin muchas palabras, juzgar acerca de mí, si solamente he hablado palabras valientes o si realmente sentí y fue así. Lo que uno ha hecho o ha provocado, se manifiesta a la hora de morir.

Acepto esta condición y no temo a la sentencia. Cualquier persona que ha aprendido a morir antes de morir, que se hizo amigo de la muerte, deja de ser su siervo. Él es superior a todo poder y violencia ajeno.

Quién vive después de que él ha llevado su vida a la máxima perfección posible, es elevado sobre los cambios del destino. Él es libre.«

Él se dio cuenta con las palabras de Marco Aurelio, »de lo que Dios le mandó a hacer durante su vida terrestre, y que el era capaz de soportar, era beneficioso y también provechoso en el grado más alto para él.«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)