59. Esencialización de la vida

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

»El mundo está en mal estado« lamentan unos. »Todo es bueno porque Dios lo quiso así«, dicen otros. Algunos perciben el mundo como una prisión, otros lo consideraban como una escuela de vida. Y te dan este consejo: »Cuando Dios parece retirarse del mundo, el sabio se retira hacia Dios -- y luego ve con sus ojos el mundo iluminado y puede justificar todos los eventos«.

Séneca menciona dos formas de sociedad: »Uno es grande y verdaderamente implica a todo: ella une a Dios y el hombre. La otra es la que estamos ligados por nuestro nacimiento: la familia, la comunidad, la gente y el estado. Algunos son activos al mismo tiempo para ambas comunidades, otros sólo para el exterior, algunos sólo para el interior. Esta comunidad más grande del hombre con Dios la servimos mejor a través de la reclusión.

La naturaleza nos ha destinado a hacer las dos cosas: mirar a la vida en el silencio del interior y hacer las cosas activos en el mundo exterior. No nos dieron sólo la postura erguida, pero también la capacidad de la meditación contemplativa. Por esta razón vivo de acuerdo a la naturaleza, si hago las dos cosas correctamente: la acción y la meditación, porque la observación contemplativa no significa haciendo nada.

Con qué actitud interior se retira el sabio de la vida pública? Convencido de que él incluso en la reclusión puede ser activo en una forma que puede ser útil para la posteridad. Muchas sabios han forjado en el silencio y la soledad cosas más grandes, como si hubieran vestidos cargos honoríficos o si habrían seguido con su profesión anterior. Miran hacia los siglos futuros y actúan por ellos. Su voz no suena sólo por unos pocos, sino a todas las personas en todo momento, que están abiertos para escuchar. Su aislamiento en resumen ha llevado a la humanidad mucho más bendición que el ajetreo y el bullicio de la multitud.«

Si algunos piensan que la vida no vale la pena vivir, a ellos contesta el sabio que esto aplica a su falsa forma de vivir, pero que la vida, como realmente debe ser y puede ser, es digno de ser vivido mil veces, sobre todo que trae bendiciones no sólo para uno, sino para todos.

Por último, le damos, como añade Marco Aurelio »a la vida siempre el color y la forma, que nosotros lo damos, por lo que hacemos bien en seguir el consejo: dónde tienes que vivir, también puedes vivir feliz.«

Cualquiera que trate de vivir según las enseñanzas de los estoicos, y sigue haciéndolo, va a experimentar la felicidad de la creciente bendición del pensar y vivir correctamente.

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)