51. Metas de la vida

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

La mayor parte de la gente tiene una actitud equivocada hacia lo que son y a lo que hacen: ven en esto una necesidad molesta, una obligación enojosa en vez de un placer y una fuente de felicidad. Sin embargo el mismo hecho de ser activo ya debe hacerte feliz cuando es fruta de una meta de vida correcta, a partir del cual surgen los respectivos metas anuales, mensuales y diarios.

Con la vista puesta al siguiente nivel, el trabajo hecho nos hace superar los contratiempos, los obstáculos y avanzar siempre con optimismo hacia la victoria. Nos da sentido y contenido y nos permite obtener una conducta de la vida como lo exige Séneca:

»Hay que tomar una actitud de la mente escrupulosamente dirigida hacia la meta con la cual la suerte es atraído, y en todo fijar el ojo en lo bueno, para promoverlo y aumentarlo. Si de esta manera superamos constantemente a nosotros mismos, seguimos siendo el legislador de nuestra vida. ¡Miserable la persona que no logra a elevarse por encima de lo humano!

Todos los sentidos pueden ser destetados de la debilidad. Ellos son dirigibles por naturaleza, si el pensamiento equivocado no los ha corrompido. Para este fin necesitamos en el marco de nuestros objetivos de la vida, todas las noches rendir cuentas a nosotros mismos.

Incluso la ira y el disgusto se disminuyen cuando saben que todos los días tienen que presentarse delante de los jueces. Entonces, qué es más bonito que el hábito, después de rendir cuentas sobre día fijar las nuevas metas para el día siguiente. ¡Que calmado y profundo y refrescante es el sueño, cuando el alma es su propio observador, juez y reorganizador! Yo lo hago todos los días: cuando la luz se apagó y mi esposa, que conoce mi hábito, deja de hablar, empiezo a investigarme a mí mismo y el día pasado y valora mis pensamientos, palabras y obras. No me escondo nada, no paso por encima de nada; ¿porque temer debilidades si me fijo y me aseguro que desaparecen?

De esta sencilla manera, uno elimina los errores y los defectos, con lo cual la reflexión sobre la brevedad de la vida es un buen asistente. Cada uno, después de que el auto-examen de noche y en vista de los objetivos del nuevo día, diga a sí mismo y a los demás: ¿Cuál es la ventaja de amargarnos la vida tan corta con envidia, odio y persecuciones en lugar de hacer los días amables y felices a nosotros y a los demás? Si nos ayudamos unos a otros con una mentalidad recta, ayudamos a todos. Por eso practicamos la humanidad y asegurémonos de que nuestros pensamientos y acciones siempre están dirigidos para el bienestar de todos. Porque antes de que seamos conscientes, acaba la muerte nuestros esfuerzos.«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)