45. La Regla de Oro 1

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Al arte correcto de vivir y - sabiduría pertenece de acuerdo a las palabras de Séneca, la observancia de las Reglas de Oro, que sólo son observados y seguidos por pocos:

»La mayoría no entiende hacer el bien, y tampoco recibir bien. Se quejan de que sus regalos quedaron sin respuesta o fueron recompensados con ingratitud, y no ven que ellos mismos eran la razón -- por la naturaleza de sus donaciones. En verdad es el ambiente que nos da las gracias por las buenas obras con la misma actitud interior con la que damos. Actúa con sabiduría aquel persona que da con alegría y después no va a pensar más en el asunto.

Las malas experiencias no deben impedirnos a continuar incansablemente con la realización de buenas obras. Es una característica de la mentalidad recta que no presta atención a los frutos de dar o buscar personas nobles, el dar por el bien de dar. No pare y sigue jugando el papel del buen hombre para el final. Ayude a aquel por el apoyo material, a otro por su fe, a una tercera persona por una recepción amistosa, una cuarta por un buen consejo, una quinta por buenos instrucciones. Para los servicios de amor también los animales tienen sentido, y ningún animal es tan salvaje que no podía ser sometido con un tratamiento amable.

Sin embargo, aquellos que hacen el bien a la vista de los beneficios posteriores, considerando lo bueno que hacen como un negocio, necesariamente van a ser decepcionados. Hacer lo bueno no es beneficioso si uno mira hacia una recompensa, pero lo degrada. Dar correctamente pide plena dedicación y pide sacrificios con la exclusión de todas las consideraciones de utilidad. Es una alegre devoción para dar, hacer lo bueno por el bien, nacido por el deseo de no pasar por alto a ninguna oportunidad de hacer algo bueno, si esto da a otra persona un ahorro de esfuerzos o reducción de sus preocupaciones.

El donante correcto se ocupa del bienestar del receptor, no por su propia. De lo contrario sería el amor propio. Lo bueno no debe ser buscado por ninguna otra razón que simplemente porque es bueno. En esta ayuda al prójimo se funda la correcta adoración de Dios.«

Con razón se dice: »Los que von adelante con lo bueno, estarán parados más cerca de Dios.« La sabiduría antigua lo confirma »Quién fortalece el bien donde quiera que se encuentre, donde el rico o el pobre, el alto o el bajo, ayuda en realidad al conjunto en total. Y sólo el que sirve a la totalidad, verdaderamente también sirve a si mismo.« Él sigue el comportamiento correcto de la Regla de Oro, lo bien que él quiere para sí mismo, tiene que darlo a los demás con anterioridad. Tales pensamientos y acciones aumentan su dignidad para la felicidad y su felicidad interior. Es independiente de las influencias externas, ya que se radica en el más íntimo de su ser, tan indestructible como él mismo.

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)