43. Sabiduría de la vida

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Más alta que el conocimiento es la sabiduría. Todo el conocimiento del mundo no hace a uno sabio ni feliz; con el aumento de la sabiduría crece la paz y la serenidad del corazón y la fuerza para hacer frente a la vida, como dice Séneca: »El conocimiento experto es útil cuando se utiliza para el entrenamiento de la mente, pero no si lo desanima a uno de las tareas más elevadas. Básicamente sólo hay un tipo de actividad científica que es digno de un hombre que piensa: es el estudio de la sabiduría.

Usted me enseña, por ejemplo, como tonos altos y bajos hacen armonía, como cuerdas de diferentes tonos suenan juntos. Sería mejor para asegurarse de que haya armonía en mi corazón y que mis pensamientos y decisiones, palabras y obras suenan juntos armónicamente.

El geómetra me enseña a medir grandes extensiones de tierra. Será mejor que me enseñe cómo darme cuenta cuando un hombre ha tenido lo suficiente.

El matemático me enseña el uso de números. Pero si tendrá que calcular cuánto tiene en sí mismo, lo haría dificultad. Se puede calcular la circunferencia o la distancia de las estrellas; pero si usted es un maestro de este arte, ponga su escala a la mente humana y dígame qué tan pequeña o grande que es ...

Tu sabes lo que es una línea recta; pero ¿Qué te sirve si no sabes como mantener una línea recta en la vida? Esto te enseña la sabiduría. Por lo tanto la sabiduría es más que conocimiento: ella pone a disposición todo el conocimiento adquirido para el desarrollo espiritual superior de nosotros. Esto significa la independencia de las leyes que unen a todos los seres, y a los límites que ponen a ellos. Todas las épocas sirven al sabio: del pasado saca nuevas ideas y fuerzas, la presencia la utiliza completo y se anticipa al futuro. De esta manera hace su vida larga, fructífera y rica.

Una característica distintiva de los sabios es, que deficiencias de las que otros se destruyen, no puede hacerle daño y que en realidad nadie le puede hacer daño. Si se juntarían los problemas del mundo alrededor de él, no le harían tambalear. Y si ni los ataques del destino lo sacarían del camino, menos los de las personas que, como él sabe, sólo son peones del destino.«

Quién, como el sabio, se ha dado cuenta de que incluso la muerte no es un mal y ningún perjuicio de su esencia, va a aguantar con serenidad todo que es menos que la muerte, -- la pérdida, la infertilidad, la separación, el destierro y la vergüenza.

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)