40. Auto-perfección

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Muchos anhelan la "gran tarea", por cuyo cumplimiento se distinguieran de la multitud. Buscan en la distancia por esto -- sin darse cuenta que lo tienen cerca: la fuerza para cumplir con las tareas grandes de la vida viene del dominio de las cosas pequeñas de la vida cotidiana. Quién en medio de la vida cotidiana hace un esfuerza constante de perfeccionarse a sí mismo y de ser maestro de si mismo, hace más para mejorar el mundo que él sospecha.

Con la auto-perfección es igual que con el aumento de la sabiduría: para ambos disponemos de todas las fuerzas y recursos necesarios. Además somos, como subraya Séneca »los herederos de todos los grandes y perfeccionados de la humanidad. Para nosotros, trabajaron y acumularon los tesoros de la sabiduría. Seamos buenos administradores! Aprovechamos y multiplicamos lo que hemos recibido en vivirlo! Damos este rico patrimonio a las siguientes generaciones! Porque todavía hay muchas tareas en el camino a la perfección progresiva, y así será también en el futuro. Puede uno nacer mil generaciones después de nosotros, todavía va a obtener nuevos conocimientos y puede hacer nuevos pasos hacia una mayor perfección.

La mayoría de la gente se preocupa demasiado por su cuerpo y muy poco por la parte espiritual de su estar. Para los sabios, sin embargo, es más importante la parte divina de sí mismo - el mismo - que cualquier cosa perecedera en él. Sabe qué estimulante es la búsqueda de la auto-perfección, porque hace a uno mentalmente libre y digno de entrar en relación con la deidad.

El pico más alto del destino humano se logra cuando uno tras superar todas las cosas malas y perecederas, en él y alrededor de él se levanta sobre sí mismo hacia la altura, mirando hacia el interior de la naturaleza, moviéndose entre las estrellas y darse cuenta de su cercanía a Dios.

Se puede tomar como una prueba de su divinidad que las cosas divinas le deleitan. Toma parte en los eventos cósmicos como si fuera algo que le afecta profundamente. Él sabe que todo está en relación con él, conectado internamente con él y que todo es uno. Aquí comienza a realizar a Dios. Porque Dios no es otra cosa que el espíritu infinito del universo.«

Todas las grandes mentes de la humanidad pusieron a las personas este noble objetivo, al cual ellos mismos han llegado y que cómo la buena noticia de ellos y la de todas las religiones proclaman que cada individuo es designado y capacitado de llegar.

Seguir a la sabiduría de Séneca, es una manera de lograr este alto objetivo. Si, y hasta qué punto seguimos este camino y hasta que alturas subimos, depende solamente de nosotros.

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)