32. Comportamiento y situaciones

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

No importa las circunstancias en las cuales nos encontramos en cada caso, sino nuestra actitud y nuestro comportamiento hacia ellos. En esto a la mayoría de la gente todavía falta la actitud tranquila y serena de los sabios:

»Como las numerosas lluvias y corrientes no cambian el sabor del agua de mar, igualmente no pueden titubear, los ataque de las fuerzas enemigas, la mente y el comportamiento espiritual a un hombre valiente. Él mantiene su postura erguida y da precisamente por esto a todas las condiciones y acontecimientos una tinción específica. Él está por encima de los eventos externos.

No estoy diciendo que él no siente las influencias hostiles. Sin embargo, las derrota y se sustenta en la paz y la serenidad. Las dificultades y adversidades las toma como oportunidades de ejercicio. Él sabe que la estabilidad disminuye cuando no se prueba por adversidades. Sólo cuando puede demostrar qué puede soportar, y que puede proporcionar, su fuerza y tamaño se revela.

Quién ganó la actitud mental correcta, se siente conectado con todo el mundo. Las dificultades no logran a derribarlo pero tampoco lo van a arrollar las comodidades. No se inclina ni por un accidente ni por la suerte. Él está parado encima del éxito y fracaso. Su actitud no se deja confundir por nada, porque es libre de temor. Contingencias externas no la pueden alterar o debilitar.

Qién logró de adquirir el dominio de sí mismo, expresa por su actitud su superioridad. Se caracteriza por la paz y la sinceridad, amabilidad y generosidad, ecuanimidad y serenidad, paciencia y tolerancia. Detrás de todo esto se encuentra una sola virtud como causa de esta actitud interior inmutable: La convicción correcta y la rectitud de carácter.<<

Igual como Séneca también reconoció Marco Aurelio que las relaciones dichosas surgen de la conducta correcta:

>>La cosas males que todavía te molestan, no tienen su fundamento en el comportamiento de los demás, no en el cambio de tu cuerpo o en las influencias y las condiciones del medio ambiente. ¿Pero dónde entonces? En esa parte de ti, en el que se encuentra la habilidad de comportarse y actuar correctamente o incorrectamente frente las cosas y circunstancias para en consecuencia dominarlos o sucumbir a ellos. Si dentro de ti no existen conceptos erróneos, pero la conciencia que tú eres parte del espíritu universal te da compostura, todo está bien.«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)