31. Convicción y dirección de vida

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Es una experiencia antigua es que la orientación de la convicción del hombre determina el curso de su existencia. ¿Qué entiende Séneca, que enseña lo mismo, en >la convicción correcta?<

»Un alma, que reconoce la verdad, que sabe lo que hay que evitar y que es lo que hay que aspirar, que determina el valor de las cosas no por su apariencia, sino por su verdadera esencia, que penetra en el interior del universo y dedica su consideración a cada parte de él, cuidando tanto los pensamientos como las acciones, sin estar manipulado ni de lo placentero ni de los adversidades, inflexible con el destino, mostrando superioridad a todo que le pasa, a pesar de la fuerza que tiene, circunspecto y objetivo, intrépido y por nada preocupado, por ningún poder quebrado, por ningún evento levantado o deprimido -- esto es convicción correcta -- cuando se revela completa ... Pero ella tiene muchas formas que se desarrollan según las circunstancias y las acciones, sin que ella, por tal razón, sea menor o mayor.

Nadie puede organizar o dominar las cosas a menos, las dio propósito a su vida, y dio una última meta a todos sus pensamientos y acciones. Nadie puede pintar una imagen, si no sabe, que quiere pintar. Es por eso que tantas personas fracasan porque meditan sólo sobre unos partes de la vida y no sobre la vida entera.

Como a menudo buscamos personas que ya están junto a nosotros, de la misma manera normalmente no sabemos que el mayor bien que buscamos, ya está como propósito al lado de nosotros. No requiere de una extensa investigación para saber que es este bien supremo: es el bien moral, la mentalidad recta, la virtud. Porque no son las circunstancias o condiciones que hace las cosas bienes o males, sino la mentalidad y donde prevalece la mentalidad recta, todo tiene el mismo tamaño, todo se convierte en un medio para la perfección.«

Igual realización iluminan las palabras de Marco Aurelio:

»Nada da al hombre más placer y satisfacción que actuar verdaderamente humano. Auténticamente humano y una dirección correcta es su benevolencia hacia la gente, desprecio de los estímulos sensoriales, distinción clara de las ideas, correcta auto-reflexión y la contemplación de la naturaleza universal y sus efectos y confianza a la guía interna. -- Cómo una abeja que prepara la miel, sea el hombre que hace lo bueno: No hace gran escándalo, no espera ni elogios ni recompensas, sino se concentra en la próxima buena obra. Él lo hace de manera feliz y siguiendo a su genio interno lo que hay que hacer en el momento y de esta forma consigue, que nada lo puede parar de llevar una vida feliz.«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)