26. Asegurarse la felicidad

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Todos que viven quieren felicidad. La felicidad es un destino. Pero la mayoría interprete mal el sentido, el camino y la meta de sus vidas. Ellos se salen del camino correcto y entran en pantanos intransitables en ambos lados del camino seguro y terminan miserables.

Tratan de cazar >la felicidad<, que en realidad no lo es. Buscan placeres transitorios y creen, deleitándose de ellas, que esto es la vida verdadera... Durante la caza de la suerte pasan por alto el hecho de que la felicidad le espera en el camino llamándolos. Una y otra vez la pasen por alto --- hasta cuando la muerte termine su carrera ... Dichosos aquellos que logran aprender a tiempo, con la varita mágica del pensar lo correcto, crear refrescantes manantiales de felicidad, incluso de las rocas y desertas. Séneca nos enseña el camino:

»Nadie puede llamarse feliz si no tiene sentido del bien y la verdad. Puede ser que a menudo tenía suerte pero nunca he sido feliz. Y finalmente se despierta y se pregunta: >¿Por qué estoy condenado a una vida básicamente sin felicidad?<

El destino lo responde: >Habéis condenado a ti mismo, nadie más. ¿Pienses lo equivocado, y es por eso que estás viviendo mal. ¡Muere -- o renueve tus pensamientos! Entonces te darás cuenta de que vivir se llama ser tú mismo y ser feliz!<

La felicidad no es ni engaño ni borrachera, sino realidad. Es la propiedad interna de todos los seres y por lo tanto, imperecederas como ellos. Es la base de la vida. Pero la mayoría de la gente ya no siente el suelo sobre quien están parados. Perdieren la terrenidad, el arraigo interior en el reino de la felicidad, ya que su anhelo por miles de cosas los sedujo y los llevó lejos. Así es que ellos se imaginan que su sufrimiento era el destino inmutable. En realidad las desgracias son la falta de visión, falta de conocimiento, el no reconocer los caminos que conducen hacia la plenitud de la vida.

La verdad es, que la felicidad es para cada uno. La felicidad es sabiduría, y la sabiduría es felicidad. Felicidad es amor, y amor es la felicidad. Felicidad es una vida plena, y la plenitud de la vida es felicidad. La felicidad es ser tú mismo, y el ser tú mismo es felicidad. La felicidad es perfección, y perfección es felicidad.«

Marco Aurelio a base de este conocimiento, saca la siguiente conclusión práctica:

»¿Quién quiere ser más feliz tiene que acostumbrarse de mantener hábitos de vida optimistas y afirmativas. Tiene que acostumbrarse de ignorar lo desagradable y siempre abierto por lo bueno y agradable. Él sigue el ejemplo del reloj de sol, que sólo apunta las horas de sol.«

Quién vive así, es feliz desde adentro. Y esta es la única felicidad permanente.

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)