24. Alegría como fuente de energía

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

La mayoría de la gente no utiliza su sabiduría para luchar por el bien y la alegría, sino por placer y gratificación de los sentidos, los cuales no hacen la vida más rica, pero más desagradable, como Séneca explica:

»Base y clímax de la correcta actitud de la mente es de no alegrarse de cosas estúpidas, pero saber qué cosas valen la pena. La sabiduría de la vida te enseña la verdadera alegría.

Crees que voy a privarte de placeres, si quito lo accidental y quiero evitar falsas esperanzas? Por lo contrario, quiero que nunca te hace falta la alegría; Quiero que se desarrolle en su casa; y lo hace, si reside en ti mismo. Las otras diversiones no llenan el corazón; simplemente te alisan la frente y son volátiles.

La verdadera alegría es una cosa seria. Metales sin valor se encuentran en la superficie; estos son los más deliciosos, cuyas venas corren en la profundidad; van a cumplir siempre perfecta con los deseos de la persona que cave perseverante. Los deleites del gran público, dan placeres muy ligeros y superficiales. Cada alegría que viene desde afuera carece la duración; pero aquella, de la cual yo estoy hablando y a la cual quiero ayudarte de conseguir, viene de adentro, está establecida firmemente y duradera.

Haz lo te complace a ti y te hace feliz: desecha, lo que brilla desde el exterior y que te fue prometido por otros. Aspira por el verdadero bien y alégrate de ti mismo y de tu mejor parte. También piense del cuerpo, aunque nada puede ocurrir sin él, más como una cosa necesaria que una cosa importante. Él solo te da placeres cortos, placeres que arrepientes, si no los controlas con moderación y pueden resultar en lo contrario.

Alegría significa, que uno desde adentro siempre esté lleno de buen humor para la acción y llena de autoconfianza en caso de adversidades. Esto nace de la buena conciencia, de las resoluciones nobles, de los pensamientos y acciones correctos, del desprecio de las coincidencias, del curso uniforme y sereno de la vida, a la cual fijó una meta alta.

La alegría es siempre el estado de ánimo básico y constante de un sabio. Él se mantiene calma en cualquier situación, tranquila y confiada. Él no necesita favores de la gente ni del destino porque él no depende de nada externo. Porque la verdadera alegría nace en el alma y se queda allí, por esta razón las adversidades no lo afectan.«

Quién alguna vez ha sentió la alegría de desquitarse algo malo con algo bueno, va a aprovechar todas las oportunidades para dar alegría y de esta manera incrementar su propia capacidad de alegría, hacer lo mejor posible del presente y al mismo tiempo aclarar su futuro.

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)