17. Enfermedad y autocontrol

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Las enfermedades que nos atacan no son insuperables, dice Séneca. »Nos ayuda la naturaleza, si solo queremos la curación. Además, usted puede soportar y superar cualquier enfermedad o cualquier dolor con paciencia, si despreciamos la peor amenaza de ellas.

Por lo tanto, no te hagas más duros tus sufrimientos y no te cargas con las quejas! El dolor es liviano si la imaginación no lo aumenta; cuando usted comienza a animarte y afirmar: >No es nada< o, al menos: >Es insignificante< o >va a pasar>, va a cesar de inmediato. Usted lo hace liviano, si lo pienses liviano.

Todo depende de la orientación. También los dolores sufrimos de acuerdo a nuestra imaginación. Todos son en tal grado miserable en la que creen que son. Por lo tanto, es importante que se abstengan de cualquier queja sobre dolores ya pasados, y no decir: >Qué martirio que he pasado. Nunca me he sentido peor. No pensé que me voy a recuperar<. Incluso si fuera cierto: Se ha terminado. Y sólo te estás haciendo daño en refrescarlos nuevamente pensando en ellos y sentirse miserable solo porque usted ha estado allí antes.

Son dos cosas que hay que desterrar: el miedo de futuras molestias y el recuerdo a molestias pasadas. Porque aquel aún no me ha tocado y esto ya no es. Y durante las propias adversidades se puede uno reconfortarse en pensar: en el futuros es tal vez la alegría para conmemorar los sufrimientos de ahora. Que rápido que pasan. Hay que oponerse a ellos; porque serás derrotado si cedes; uno gana si se confronta al dolor.

Hoy en día, muchos por sus pensamientos miedosos provocan el colapso en vez de evitarlo. Como el enemigo es fatal por aquel que huye, de la misma manera cada adversidad es más violenta por aquel que cede.

Esto parece duro? ¿Prefieres que un sufrimiento sea largo, o que sea violenta y corta? Si es muy largo, puede ser que da tiempo para la recuperación y obligatoriamente va a disminuir. Una breve enfermedad repentina, pero hace uno de las dos cosas: se apaga o te apaga a ti. Ahora, ¿qué importa si no es más ella o yo? En ambos casos es el final del dolor.

Qué importa lo rápido vas a dejar un lugar si de toda manera vas a tener que dejarlo una vez? Dirija su ansiedad no en vivir un largo tiempo, pero que has vivido correcto y lo suficiente para haber hecho algo de tu vida! Para vivir mucho tiempo, se necesita la ayuda del destino; para vivir bien y lo suficiente, solo la actitud mental correcta. Sin embargo, solamente tú tienes el control sobre esto.«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)