16. Que el espíritu sea el líder

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Si la vida correcta consiste en que la mente controla el cuerpo y la vida, debemos utilizar todos nuestros esfuerzos que esto puede convertirse en realidad.

»«Ciertamente el sabio también es atado a su cuerpo como los insensatos; solo en su mejor parte, el alma, el es independiente de él. Como si obligado por un juramento de lealtad, el sabio tome esta vida como una escuela o servicio militar y está en una condición tal que abriga ni amor ni odio contra su existencia y deja que pase lo humano, aunque sabe que hay cosas superiores.

Quieres decir que no debo preocuparme, qué es el principio des universo, quién es el Creador de todas las cosas? De donde venía yo mismo? Si veo este mundo solamente una vez o si voy a nacer más? ¿A dónde voy desde aquí? ¿Qué le espera a mi alma cuando sale de la tierra? ¿Crees que me tienes que prohibir de sentirme en casa en el cielo?

Yo te digo: soy más grande y nació para cosas más grandes que la de ser un esclavo de mi cuerpo, que yo valore de traba o herramienta de la mente. Por tanto, yo le daré al destino, para que se limita a él, y no dejar ninguna herida a través de él penetrar hacia mí mismo.

Lo que puede causar daño a mí, es sólo el cuerpo; en esta morada expuesta a todos los peligros, vive mi alma libre. Nunca debe este cuerpo causarme miedo, nunca provocarme a una idea indigna. Si a mi me parece bien, puedo terminar la comunión con él; y también ahora, mientras estemos juntos, no estamos conectados por la misma ley: el espíritu pertenece el derecho de liderar, el cuerpo será su siervo ...

...Mientras disfruto el silencio penetra desde el cercano estadio, los gritos de la audiencia hacia mí. Involuntariamente me pregunto cuántas personas hacen ejercicios físicos o incluso vean otros haciéndolo, y que pocos por otro lado, practican y mantengan sus capacidades mentales.

Si el cuerpo puede ser entrenado por el ejercicio hacia tal poder de aguantar y a tales alturas de rendimiento, cuánto más fácil debe ganar fuerza el espíritu para aceptar reveses y pararse de nuevo.

El cuerpo requiere de muchas medios para ganar fuerza. Pero el espíritu nace de sí mismo; Él se nutra y se forma por si solo. De esta manera, encuentras lo que te hace mejor y más fuerte en ti. ¿Qué se necesita para ser bueno? Sólo la voluntad de hacerlo. Y que es que quisieras tener más que liberarte de la esclavitud del cuerpo con el desarrollo de las fuerzas ejecutivos de la mente para resistir sus debilidades y hacerte maestro sobre tu cuerpo y tu vida!«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)