13. Las acciones son decisivas

Index

1. Sabiduría de los estóicos
2. Séneca como maestro para la vida
3. Esclavo o maestro de las cosas
4. Maestro de una vida serena
5. Vivir muy feliz
6. Seneca y Marco Aurelio
7. Aprender a vivir
8. Cómo convertirse en un maestro de vida
9. La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Los Sabios

Aristóteles
Crisipo de Solos
Demetrio de Falero
Demócrito de Abdera
Marco Aurelio
Menandro
Nikon "la Metanoite"
Publio Ovidio Nasón
Plotino
Plutarco de Queronea
Ernst Daniel Schleiermacher
Lucio Anneo Séneca
Sócrates

Cada vida es digna de ser vivida; pero hay que vivirla bien. Se vive correctamente, cuando uno sigue Séneca »y recibe las enseñanzas de la sabiduría en tal forma, que las percepciones, los ideales y las palabras se vuelven acciones. Porque la peor cosa que un filósofo puede hacer es que vive diferente de lo que debía vivir según sus enseñanzas, y no confirma por sus acciones, lo que proclama en palabras.

Si usted se siente fuerte y cree que es digno de ser un hombre propio, entonces comprueba, que lo que usted considera y predica lo correcto con su fuerza de su voluntad, mediante la reducción de tus deseos y la realización de tu voluntad por sus acciones. Esta es la gran tarea en la escuela de la vida y la característica de la madurez que los hechos son consistentes con las palabras y el sabio es si mismo en todas partes.

Uno debe medir la vida a base los hechos, no por el número de años. Tenga en cuenta la diferencia entre una persona espiritualmente en movimiento, quien durante su corta existencia logró a dominar todas las tareas de la vida, con otro, donde simplemente muchos años han pasado. Uno vive todavía después de su muerte, el otro ya se murió antes de su muerte.«

El uno se fue por su propio camino, el otro el camino de la mayoría, que siempre alistan para vivir en breve, y de esta manera dejan pasar la vida feliz que solamente existe en el ahora -- mediante la acción correcta. Esto es la razón porque los sabios dirigen su mirada al presente, y desde actúan correctamente saquen el mejor aprovecho de ella, se demuestran amable y servicial a ella, por lo que en el poco tiempo aprenden y ganan mucho más lo que otros apenas alcanzan en años.

En todo esto el sigue el consejo del filósofo, siempre tener en cuenta el final, que la obra de la vida corona la vida o la descarte. Él vive correcto, si constantemente piensa y actúa como él quisiera haber pensado y actuado cuando termina la vida.

Comprobando con todos los acciones si son necesarios y buenos, evite pensamientos innecesarios y actos dañinos. Amortigua la avidez, inhibe las pasiones, sigue al genio en él y hace que incluso lo adverso sea parte de sus acciones positivas y parte de las necesidades del destino y así aumento de su capacidad para la felicidad y lograr el objetivo de su vida.

»Aquel que ha aplicado correctamente el tiempo de vida asignado, queremos alabar y llamar feliz. Porque él no estaba parte de la masa sufrido, sino el era si mismo. El hice el paso de la existencia hacia el ser de si mismo, desarrolló un carácter y de esta manera se construyó un monumento perdurable.«

««    »»

© (Versión Alemán) Karl O. Schmidt, Drei Eichen Verlag, Engelberg / Schweiz
(Traducción al Español por Jörn Malek)