Demócrito de Abdera (460-370 a.C)

Index

1. - Sabiduría de los estóicos
2. - Séneca como maestro para la vida
3. - Esclavo o maestro de las cosas
4. - Maestro de una vida serena
5. - Vivir muy feliz
6. - Seneca y Marco Aurelio
7. - Aprender a vivir
8. - Cómo convertirse en un maestro de vida
9. - La filosofía como el arte de vivir
10. Escuela de la vida
11. Más fuerte que el destino
12. Más valor hacia si mismo
13. Las acciones son decisivas
14. Fortaleza del carácter
15. Necesidades de la vida
16. Que el espíritu sea el líder
17. Enfermedad y autocontrol
18. Intrepidez
19. Vencer la cólera
20. Autoeducación
21. Obsesión de posesiones
22. Aguantar pérdidas
23. Riqueza desde el interior
24. Alegría como fuente de energía
25. Utiliza el presente
26. Asegurarse la felicidad
27. Evite la muchedumbre
28. Amistad
29. La nobleza del alma
30. La disposición determina
31. Convicción y dirección de vida
32. Comportamiento y situaciones
33. Autodirección correcta
34. Resistencias despiertan fuerzas
35. Voluntad, fuerza para el cambio
36. Conocimiento de sí mismo
37. Autoconfianza y confianza en la vida
38. Virtud como aptitud de la vida
39. Serenidad
40. Auto-perfección
41. Etapas de la perfección
42. Valoración correcta de la vida
43. Sabiduría de la vida
44. Sabiduría del camino
45. La Regla de Oro 1
46. La Regla de Oro 2
47. Tranquilidad de ánimo
48. Perspectiva correcta
49. Comportamiento correcto
50. Auto-seguridad correcta
51. Metas de la vida
52. Poder del pensamiento
53. Todo está en el interior
54. El espíritu interno
55. La fuerza interna
56. Aislamiento
57. Auto recogimiento
58. Amamantar el alma
59. Esencialización de la vida
60. Brevedad de la vida
61. El tiempo como ayudante de la vida
62. Más conciencia de la eternidad
63. De la muerte y las pérdidas
64. Superar la muerte
65. La infinidad
66. En el camino a la perfección
67. La vida es eterna
68. Todo es uno
69. Dios en nosotros

Demócrito fue discípulo de Leucipo de Mileto. De este solo sabemos que emigro a Elea, donde se hizo discípulo de Zenón, volvió luego a Abdera de Tracia y aquí fundo una escuela en la que Demócrito descolló de forma que toda la antigüedad griega le atribuyo ya toda la teoría del átomo. Demócrito estaba poseído de tal afán de saber, que prefería el descubrimiento de un solo nexo causal "a ser rey de los persas". Este afán lo impulsó a largos viajes que lo llevaron hasta oriente. Su saber como naturalista, matemático y astrónomo era tan universal que solo Aristóteles puede competir con él. Era además un conocedor eminente de la lengua, que muestra en la exposición literaria una maestría solo superada por Platón.


© ("Manual de la Historia de la Filosofía" de Johann Fischel. Editorial Herder)